ASESORÍA Y CONSULTORIA EN TIENDAS DE DESCUENTO DURO (HARD DISCOUNT)

lunes, septiembre 21, 2015

Y el mayor grupo industrial es... Mercadona | Comunidad Valenciana | EL MUNDO

Y el mayor grupo industrial es... Mercadona |

Comunidad Valenciana | EL MUNDO



Y el mayor grupo industrial es... Mercadona







Juan Roig durante la presentación de los resultados de Mercadona del pasado año. BIEL ALIÑO




Casi el 2% de los empleados de España trabajan para Juan Roig. Desde que empezó la crisis el entramado de empresas que siguen al empresario ha creado 172 fábricas y 24.000 empleos
RAFAEL NAVARRO


F. ÁLVAREZ
ValenciaACTUALIZADO 20/09/201520:13

Discutir si Mercadona con 74.000 empleados todos fijos es la mayor empresa de España o la segunda, es anecdótico. La verdadera Mercadona es una gran desconocida, el grupo de supermercados es sólo una simple fachada. Detrás se encuentran, ni más ni menos, que 301.529 empleados distribuidos en 220 fábricas que trabajan prácticamente en exclusiva para la cadena. Son sus interproveedores. En realidad, Juan Roig tira del mayor carro del empleo nacional y también del mayor clúster industrial. El 1,72% de los trabajadores que actualmente tienen empleo en España trabajan para él.

Esta maquinaria es la gran desconocida. Hace una década, en una entrevista con este diario, sorprendió cuando Roig vaticinó que en el futuro cada fábrica trabajaría para un sólo distribuidor. Sus jugadas son tan a largo plazo como su visión. Hoy dirige el destino del mayor grupo industrial del país. Desde que comenzó la crisis en 2008 el entramado ha creado o ampliado 172 fábricas hasta el año pasado, con una inversión de 3.340 millones de euros. Si se suma a la de Mercadona, roza los 7.500 millones en plena crisis. Sin duda que ha sido el mayor creador de empleo, 10.100 en la parte industrial y más de 24.000 con la comercial.


SEGURIDAD

Sus proveedores fijos destacan la estabilidad que les da, así se centran en calidad e innovación

Los números marean, dan vértigo, sobre todo si tenemos en cuenta que al menos en la parte directa que él controla accionarialmente, Mercadona, los 74.000 empleados tienen todos contrato fijo. El resto de empresas viven casi en exclusiva de él -salvo algunas ventas en el exterior- y se mueven a su frenético ritmo. Cuando se entra en su íntimo círculo de interproveedores hay un tiempo para aclimatarse e incluso una fase para desengancharse prevista y acordada, para que ninguna de las partes sufra un trauma. Pero una vez dentro, lo que prima es la transparencia y obviamente la exigencia máxima del cliente. La política es de libros abiertos, Mercadona facilita a sus interproveedores información reservada de hacia dónde van las previsiones, la apertura de tiendas, las zonas y el ritmo de creación a corto, medio y largo plazo. A partir de ahí, cada uno que trabaje para no fallar. En el fondo está ejecutando desde hace años la economía colaborativa que ahora ha puesto de moda la innovación y la tecnología.

Trabajar para Mercadona es tranquilidad a largo plazo, pero presión continuada en el corto. La enorme maquinaria es muy exigente para que funcione, minimizar los fallos es obsesivo. Verdifresh, una de las empresas nacidas en el año 2000 directamente para ser interproveedor de Mercadona, ha crecido a las faldas de sus centros logísticos, tiene seis plantas: Valencia (3), Málaga, Burgos y Tenerife. Apenas 15 años después de su creación ya factura más de 113 millones de euros envasando ensaladas, hortalizas y frutas. «El crecimiento continuo de la mano de nuestro cliente nos asegura una gran estabilidad y nos ha permitido crear empleo estable y de calidad y construir una relación de confianza a largo plazo con nuestros proveedores y reinvertir nuestros beneficios para seguir creciendo», explica Francisco Llopis, director general de organización del grupo GAC -creado por la familia Martinavarro-, ahora en manos de Joaquín Ballester. Es la clave que repiten de una u otra forma la mayoría de los miembros del entramado: «Estabilidad».

Ahí esta una de las variables que hace una década no se alcanzaba a ver cuando los 'hard discount' empezaron a entrar en España y se creía que Mercadona seguía sus pasos con la marca Hacendado. La estabilidad les permite no preocuparse de colocar el producto, del marketing, de la negociación del precio o de los altibajos en el aprovisionamiento. Toda esa preocupación empresarial no forma parte de este modelo desde el momento en que la relación es a largo plazo. Sólo deben centrar el tiro en la calidad y la innovación del producto que, tradicionalmente, se asociaba como valor a los productos de grandes marcas, quizá precisamente por el impacto de su imagen. El año pasado Verdifresh invirtió más de un millón de euros en innovación.


TRANSPARENCIA

Mercadona da 'información reservada' a largo plazo a cada industrial para que se planifique

En el mismo año empezó a trabajar para el clúster Entrepinares, el fabricante de 40 referencias de quesos. Seguir los pasos de Juan Roig ha permitido a la pequeña fábrica creada por Antonio Martín en 1984, pasar de 40 empleados a más de 600 y facturar 238 millones. La alianza les permite concentrar las fuerzas. «Nos permite focalizarnos en los procesos de calidad y seguridad alimenticia», explican fuentes de la compañía.

El Grupo Siro es uno de los veteranos, está en el conglomerado desde 1998, apenas siete años después de que Juan Manuel González y Lucía Urbán comprasen Galletas Siro a Danone. Hoy facturan 610 millones y sólo el año pasado crearon más de 4.000 empleos en plena crisis con 15 fábricas distribuidas principalmente en Castilla León y en Valencia, Tarragona, Málaga y Jaén. Siro es otro de los ejemplos de que trabajar en un gran engranaje industrial da confianza. En los últimos cuatro años, en plena recesión, ha invertido 291 millones. Ha creado en El Espinar un centro propio de I+D que saca al mercado cada año más de 100 nuevos productos.

Como estos hay 220 ejemplos más. Avinatur, el proveedor de pollos ha invertido 16 millones el año pasado, o los siete millones que ha destinado Neocos Laboratorios a su fábrica de tintes, los 50 millones de Dafsa en su planta de Segorbe o los siete de Dulces Olmedo (Estepa) para desestacionalizar su producción de polvorones. El lineal de Mercadona es el escaparate de un complejo entramado industrial, el mayor y más complejo del país, que ha crecido en forma de mancha de aceite con la cadena y que se mueve con precisión trabajando casi en exclusiva total. Pero Roig anunció este año un reto mayor, el de crecer hacia atrás. Incluir a la agricultura y la ganadería en esta compleja y precisa maquinaria. Industrializar el campo. Más difícil que ponerle puertas.

No hay comentarios.: