ASESORÍA Y CONSULTORIA EN TIENDAS DE DESCUENTO DURO (HARD DISCOUNT)

miércoles, diciembre 21, 2016

2016, un panorama económico difícil.

www.mallyretail.com/index.php?id=2211


TOMADO DE MALL Y RETAIL

2016, un panorama económico difícil.

2016, pasara a la historia como el año de peor comportamiento de la economía, en los últimos 6 años. Casi todos los indicadores macroeconómicos, presentan tendencia a la baja. Se espera que el PIB al cierre del año esté por debajo del 2%. Factores como el fenómeno del niño, la inflación, el paro camionero, la incertidumbre por los resultados del plebiscito por los acuerdos de paz con las Farc y el impacto de la reforma tributaria, fueron aspectos que frenaron el consumo y la inversión en el transcurso del año.

De acuerdo con los expertos, al terminar el año los sectores considerados más dinámicos en términos de generación de riqueza y empleo, no van a tener un buen desempeño. Del bajo crecimiento solo se escaparan el sector financiero y el de la construcción. El agro, fundamental para el abastecimiento de los alimentos y las materias primas básicas para su transformación industrial, e instrumento de ocupación territorial y bienestar social, mantendrá un comportamiento negativo y cerraran el año en pérdida, lo cual demuestra una vez más la carencia de una política estructural para el fomento del campo.

El sector petrolero y minero, que en el pasado halo la economía por los altos precios del petróleo, atraviesa una etapa difícil por factores internos que atentan contra su desarrollo, como la gran inestabilidad jurídica, producto de fallos judiciales polémicos y la demora en los trámites de licencias ambientales. El sector de minas y canteras muestra una caída por encima de 6%, en 2016 y variables como la inversión extranjera, básica en su desempeño, tampoco sobresale. La industria manufacturera presenta señales de recuperación y su crecimiento año corrido a septiembre se ubicó en el 3.9%, sin embargo hay que anotar que los datos, están influenciado por el impacto de la refinería de petróleo Reficar que entro en operación en el segundo semestre del año pasado.


El comercio un gran afectado.

Caso aparte es el comportamiento del comercio, cuyas cifras del año son muy regulares, se espera que el crecimiento este cercano al 1.5%, por debajo del crecimiento de la economía que alcanzara el 2%. Las ventas minoristas que tuvieron un crecimiento el año anterior del 2.8% cerraran el año a niveles cercanos al 0 %. Y el crecimiento del consumo de los hogares se situará cerca al 2.3% cuando el año anterior fue del 3.9%.

Aspectos como el alza de los alimentos por el fenómeno del niño, el paro camionero, las altas tasas de interés que cerrará el año en el 7.75%, la alta tasa de cambio por encima de los $ 3.000 que encarecieron los bienes y servicios son los factores que determinaron los regulares resultados del sector comercial.

En el 2017 los nubarrones vendrán en aumento.

No todo el panorama es gris. Algunas actividades se van a convertir en los motores que jalonaran la economía y podrían atenuar la desaceleración. Las esperanzas están puestas en el desarrollo de la infraestructura del país: las concesiones de Cuarta Generación (4G) y los proyectos de iniciativa privada en las alianzas público- privadas (APP). El reto para el Gobierno es que la maquinaria empiece a moverse rápidamente al inicio del año, para que le dé un nuevo impulso a la economía. Adicionalmente la mejora en el precio del café, combinada con una cosecha prevista de 14 millones de sacos, servirá para que medio millón de familias que derivan su sustento del grano logren el ingreso más alto en lo que va del siglo. El otro amortiguador que podría dar una mano al crecimiento de la economía, puede estar en las regiones, pues en 2017 los alcaldes y gobernadores ya empezarán a trabajar sobre sus planes de desarrollo.

Sin embargo reza el adagio popular “no hay situación tan mala que sea, que no pueda empeorar”. La reforma tributaria también generará incertidumbre, sobre todo por la sobretasa en renta que prácticamente deja la carga impositiva total, cerca del 40%. Así, las empresas no van a sentir ningún alivio importante, en materia tributaria el próximo año. De otra parte, es claro que el aumento en el IVA va a generar presiones inflacionarias, pues los productos tendrán un incremento en este impuesto; la inquietud es qué tanto se afectará el consumo, que representa más de 65% del PIB.




Más allá de los análisis económicos, los asuntos políticos también son un frente de incertidumbre: el país está dividido, con reformas pendientes para concretar los acuerdos de paz con las Farc y ad portas de un proceso electoral por la Presidencia de la República; todo ello podría profundizar la polarización y aumentar la volatilidad en los mercados.

El plano internacional también generará preocupaciones, la elección de Donald Trump como presidente de Estados Unidos ha generado incertidumbre por las políticas comerciales que pueda adoptar, incluido un cambio en la política monetaria de la Reserva Federal y un aumento de tasas en diciembre y otros a lo largo de 2017.

Como se observa el escenario económico de 2017, no está nada fácil y se prevé un panorama muy complejo y difícil. Amanecerá y veremos.


Fuente: Mall & Retail

No hay comentarios.: