ASESORÍA Y CONSULTORIA EN TIENDAS DE DESCUENTO DURO (HARD DISCOUNT)

sábado, diciembre 24, 2016

Algunos retailers que dijeron “Chao” Colombia.

www.mallyretail.com/index.php?id=2203


TOMADO DE MALL & RETAIL
Algunos retailers que dijeron “Chao” Colombia.
Las marcas internacionales que llegaron a Colombia en los últimos se pueden dividir en tres categorías: las que se proyectarán en Colombia con liderazgo y un modelo de negocio ganador como el caso de Falabella, Zara, Forever 21 entre muchas otras, las que se mantendrán, pero sin un gran crecimiento y visibilidad y las que cerrarán sus puertas como ya lo han hecho Topitop de Perú, Wendys de Estados Unidos, Funky Fish de España y Casa Ideas y La Polar de Chile.
Estos fracasos de marcas internacionales muestran que aunque el mercado colombiano es interesante no solo se trata de tener almacenes abiertos. Es necesario entender muy bien el modelo de negocio, el mercado objetivo, los competidores, analizar con detalle la ruta y estrategia de expansión, la ubicación de cada punto de venta, los costos de operación, la administración y la operación misma del negocio con una oferta innovadora y diferencial.

Colombia en 2016 despidió a una decena de empresas que cerraron sus puertas. Aspectos como la desaceleración económica que impacto en el consumo de los hogares, la devaluación de los últimos tres años que llegó al 64% encareciendo los productos importados, el impuesto del 10% a las importaciones de confecciones y calzado, las altas tasas de interés que llegaron al 7.7%, la inflación que sobrepaso el 5% los altos costos inmobiliarios y la falta de innovación en la oferta de valor fueron las razones de estos fracasos. Los casos más sonados fueron los siguientes:
Aéropostale  

Esta marca cuyo franquiciado fue Fastco Comercial, una sociedad panameña con cerca de 30 años de experiencia en la venta de marcas al detal y que entró en el país a finales del 2013. Las razones a las anotadas anteriormente se le suma la imposibilidad de adaptarse a los gustos cambiantes de los consumidores y la competencia de otras compañías del sector del ‘fast fashion’ (prendas de bajo costo) como Zara, Forever 21 o H&M. En una encuesta realizada el año pasado por Piper Jaffray entre adolescentes mujeres en EE. UU., Aéropostale quedó en primer lugar de las marcas que ya no usan, seguida de Justice, Abercrombie & Fitch, Hollister y Gap. La cadena, según ‘The Wall Street Journal’, como parte de su reestructuración o intento por sobrevivir, cerró globalmente en 2016, 154 tiendas.

Ripley 

La compañía chilena reconoció en febrero de este año que no logró los resultados esperados y tampoco tenía garantías para mejorar su competencia en Colombia y, por esto, prefirió posicionarse más en mercados como el peruano y el de su nación de origen. La cadena de tiendas por departamento opera seis locales: dos en Bogotá, y el resto en Bucaramanga, Neiva, Villavicencio y Medellín.


Al explicar las razones de su retiro del mercado colombiano, señaló que pese a que puso en marcha varias iniciativas para hacer competitivas las tiendas y alcanzar las metas, "no se dieron las oportunidades para materializar el plan de negocios originalmente previsto". "Adicionalmente, el escenario macroeconómico de Colombia sufrió cambios que no eran previsibles en la época en que se decidió invertir en ese país. De este modo, no se produjeron los resultados esperados ni los niveles de participación de mercado necesarios para garantizar la sostenibilidad de la operación en el mismo.

Ripley es la segunda cadena por departamento que deja Colombia. Polar, también de Chile, cerró operaciones y a finales del 2015 culminó el proceso de liquidación de activos en el país.



Banana Republic y GAP

La devaluación del peso frente al dólar y el incremento de la inflación y una imagen de marca que no se adoptó a las necesidades de los colombianos que privilegian las moda fast fashion, llevaron a Superior Brands Holding, grupo panameño dueño de las marcas para Centroamérica, el Caribe y parte de Suramérica, a tomar la decisión de dar un paso al costado, esta empresa ingreso al mercado colombiano en 2012 y tenía 5 locales, dos en Medellín, dos en Bogotá y un último en Bucaramanga.

Gap cerró en 2015,  175 tiendas en EEUU a consecuencia de los cambios profundos en la manera como los estadounidenses, en particular los jóvenes, compran su ropa hoy en día donde esperan moda rápida que les permita tener permanente alternativas de diseño que estén ajustados a sus nuevos estilos de vida.

Otras que se fueron. 

La compañía de origen italiano Bvlgari que estaba a cargo de Abby S.A., cerró también sus operaciones en el país, en el presente año, las razones que se dieron en el momento fue la crisis económica lo cual determino la decisión de cerrar su boutique.

Esperamos que el 2017 sea un año de transición y que muchas multinacionales que le apostaron a Colombia, puedan consolidar su operación y se vuelvan sostenibles.  En el mundo de retail nadie mejor que los mismos retailers los que seducen a nuevas marcas para llegar a nuestros mercados.



Fuente: Mall & Retail

No hay comentarios.: