ASESORÍA Y CONSULTORIA EN TIENDAS DE DESCUENTO DURO (HARD DISCOUNT)

miércoles, julio 05, 2017

INTERNET, EL NUEVO HIPERMERCADO DE LOS COLOMBIANOS

www.mallyretail.com/index.php?id=2399



FUENTE: MALL&RETAIL



INTERNET, EL NUEVO HIPERMERCADO DE LOS COLOMBIANOS.
El 52% de las personas que utilizan Internet, han efectuado al menos una transacción online. Las condiciones de seguridad, ofertas, descuentos y cupones, han impulsado el desarrollo del E-commerce en el mundo.
De acuerdo con estudios de la Cámara Colombiana de Comercio Electrónico, CCCE, que agrupa casi 400 empresas, en 2015 este sector tuvo un incremento en ventas de 64 % con relación al 2014, pues pasó de US$9961 millones a US$16.329 millones. En 2013 solo había sumado US$8283 millones.





Los colombianos que más compran por medio de las plataformas electrónicas son los jóvenes entre los 25 y 35 años y en 2015, más de la mitad de las transacciones (56%) se originaron en tarjetas de crédito y un 44% en tarjetas débito. El teléfono celular es el principal dispositivo para realizar interacciones en línea. En un distante y segundo lugar se encuentran los computadores.
Algunas ventajas y desventajas.

-No hay que desplazarse a comprar, ni hacer filas, ni soportar trancones. Eso ahorra tiempo, dinero y estrés.

-Hay facilidad para acceder a bienes y servicios que por tiempo o costos no se pueden adquirir.

-Con el comercio electrónico se pueden comprar productos que aún no han llegado a Colombia.

-Hay posibilidades de precios más bajos y de adquirir ofertas.

-Los vendedores pueden reducir costos porque ya no necesitan tanto espacio para exhibir sino para almacenar los productos.

-Entre las desventajas están: no poder ver físicamente los productos, tocarlos, olerlos, sentirlos. Y aún muchos colombianos tienen prevención con los pagos en línea.

Por qué crece.

-Hay más y mejor infraestructura tecnológica, más colombianos están conectados (más del 50% de los hogares) y se cuenta con mejores celulares y apps.

-En el país se ha producido la oferta de nuevas empresas que se crean para vender a través del comercio electrónico sin tener el canal presencial.

-Otras han migrado: tienen sus canales presenciales y migran al comercio electrónico para optimizar recursos e incrementar la facturación.

-Se están creando muchas pymes con la inclusión directa del comercio electrónico en sus estrategias corporativas. Así que al haber más oferta se da oportunidad de que se incremente la demanda.

-Aunque los fraudes siguen existiendo cada vez son menores, hay mayor protección con respecto a las transacciones que hace el comprador. Las nuevas generaciones valoran más este tipo de comercio.

Hallazgos del estudio.

-1 de 4 personas realiza actividades de comercio electrónico en Colombia. En ese sentido existe una oportunidad de acción sobre una población de 16,5 millones de ciudadanos que poseen conexión y no hacen uso de esta clase de comercio.

-Las actividades más utilizadas son las interacciones bancarias, las compras on line y la solicitud de servicios a través de internet.

-Las personas se conectan principalmente en el hogar y en segunda opción (por contar con datos), desde cualquier sitio utilizando su conexión móvil.
-La frecuencia de compra por internet es esporádica, gastando principalmente montos menores a los $500.000.

-La presencia de inconvenientes en el proceso de realizar transacciones por esta vía es baja: 1 de cada 10 usuarios. Y los mismos están relacionados con el incumplimiento de la entrega de la mercancía y errores en la página o aplicación.

-La confianza que genera la realización de transacciones a través de internet es baja; sin embargo, existe una actitud positiva en recomendar la realización de actividades de este tipo de comercio y a realizar transacciones futuras cuando se requiera.

-A pesar de haber una gran variedad de productos y servicios, los de mayor consumo son el pago de servicios públicos y varios (matrículas, administración de viviendas), la adquisición de tiquetes aéreos y artículos relacionados con moda.
Barreras, retos y regulación.

-Para que el comercio no presencial crezca de manera significativa hay que derribar varias barreras de tipo socio-cultural, cognitivas, económicas, tecnológicas y normativas.

-De tipo sociocultural, por ejemplo, hay que educar a la gente para que se dé cuenta que los canales electrónicos hoy son más seguros; hay que buscar también popularizar la bancarización porque es a través de las tarjetas de crédito o débito que se hacen las transacciones virtuales y hay mucha gente en Colombia que detesta a los bancos o les teme. O los sienten tan lejanos que no están haciendo parte del sistema bancario.

-Hay que desde el Estado y la empresa privada a salir a informar a los consumidores sobre todos los beneficios que tiene el comercio electrónico. Es una labor mancomunada y no de un solo sector remando solo.

-Los empresarios deben aprender y concientizarse de que la tecnología es su máxima aliada para conquistar más mercados nacionales e internacionales a través de las plataformas electrónicas. No verla con temor porque no sabe usarla ni aplicar todos sus beneficios. O no verla como un conjunto de herramientas costosas e inalcanzables.

-El consumidor colombiano debe tener accesibilidad a la tecnología, a internet, que esté seguro de que va a hacer una transacción con un equipo que le dé garantía y tranquilidad.

-Se necesita agilizar procesos, como los que se llevan a cabo en las aduanas, para que, si el empresario está importando sus productos, estos no se les demoren en llegar por tantas vueltas administrativas.

-Y aunque el consumidor del comercio electrónico está protegido como el consumidor presencial, pues son muchas normas las que lo cobijan y varias entidades, como la Superintendencia de Industria y Comercio defienden sus derechos, hay que revisar algunos decretos y reglamentaciones que no facilitan el trato ecuánime para los dos actores de las transacciones: el comprador y el vendedor.

Fuente: El País.

No hay comentarios.: