ASESORÍA Y CONSULTORIA EN TIENDAS DE DESCUENTO DURO (HARD DISCOUNT)

martes, diciembre 20, 2016

Los nuevos retos de un jefe de tienda en retail - igomeze@gmail.com - Gmail

Los nuevos retos de un jefe de tienda en retail - igomeze@gmail.com - Gmail


vast.png

Las responsabilidades de un jefe de tienda de retail

12/20/16 8:30 AM / por Miguel Soto


7. jefe de tienda.jpg
Una tienda es el lugar donde los clientes toman una decisión de compra y, por esta razón, este espacio influye en la percepción que los consumidores tienen sobre los productos, los servicios y el personal.
Como consecuencia, la tienda en sí misma se convierte en un activo del negocio. En este sentido, es imprescindible que las operaciones sean gestionadas adecuadamente para conseguir que el consumidor esté satisfecho y el negocio sea rentable. 
 La mayoría de tiendas de retail tienen incorporada la figura del jefe de tienda o encargado de retail. Esta figura es la encargada de mantener la calidad y gestionar las operaciones cotidianas de una tienda.
 Por eso, como jefe de tienda, sabrás que tu trabajo está sometido a grandes responsabilidades. Para empezar, debes supervisar las tareas diarias de los empleados y asegurarte de que los clientes tengan una experiencia de compra agradable. También tienes que controlar la contratación, el despido y el mantenimiento del personal que está a tu cargo.
Además de todo esto, debes asegurarte de que las políticas y las directrices establecidas por la dirección sean respetadas por los empleados.
Así que, el éxito o el fracaso de una tienda, depende, en parte, de las decisiones estratégicas que tomes como jefe de tienda. En este sentido, un retail necesita un jefe fuerte, con espíritu de liderazgo, con una visión innovadora y global sobre las nuevas tendencias del sector y que sea capaz de asumir riesgos sin tener miedo al cambio. Lee más sobre este aspecto: ¿Qué no debe hacer un gerente de retail?’

Los nuevos retos de un jefe de tienda

 Planificación y gastos

 Un buen jefe de tienda debe asegurarse de que los objetivos se cumplan mediante una adecuada planificación, organización del personal, control de inventarios y monitorización de la gestión de gastos, a corto y largo plazo.
 En muchos casos, quizás, tengas que supervisar algún tipo de programa de prevención de pérdidas para proteger el stock de la tienda y evitar quiebras. En este artículo te damos más información: 'Cómo evitar los quiebres de stock en retail'.

 Comunicación   

 Eres el puente de conexión entre tus empleados y la dirección de la empresa. Por eso, debes procurar que el mensaje o la imagen que se quiere transmitir de la marca o de la propia tienda corresponda con la visión que tienen de ella los trabajadores y el público potencial.
 Eres la cara visible que debe mediar los problemas que surjan en el área de atención al cliente y, también, eres la cara visible que representa a la empresa en eventos o promociones.
A su vez, debes organizar reuniones para motivar al personal y establecer metas conjuntas, asegurándote de que comunicas de forma adecuada la política y los procedimientos de la empresa
 En conjunto, pues, debes liderar un equipo motivado e inspirar a los empleados para que contribuyan a mejorar la productividad de la tienda.

 Servicio al cliente

 Un jefe de tienda debe ser capaz de inculcar a los empleados, el significado y la importancia del servicio al cliente como motor para conseguir su satisfacción y posterior fidelización.
 Debes promover y supervisar la calidad del servicio entre el personal a través de formaciones o actuando como un ejemplo positivo a seguir. También debes estar a disposición de todos los clientes cuando quieran comunicarse contigo, identificar sus necesidades y responder a sus dudas o inquietudes.

Personal

 Es importante que un jefe de tienda sepa delegar la carga de trabajo de manera adecuada y efectiva y planificar horarios y turnos de forma bien estructurada y medida para aumentar y mejorar la tasa de conversión y de ventas.
 A parte de todas estas responsabilidades, debes ser capaz de comprender las motivaciones de tus empleados y guiarlos para que comprendan y hagan propia la filosofía de la tienda.
Piensa que gran parte de los objetivos personales (estabilidad en el trabajo, satisfacción personal, establecimiento de retos y desafíos…) serán alcanzados si tu esfuerzo personal en la empresa se orienta a lograr los objetivos de la misma.
 Para asegurarte un flujo fluido de todas estas operaciones en la tienda, es necesario que definas los procesos y tengas los recursos para implementarlos.
 Las tareas a realizar y los procesos se definen normalmente mediante un manual o un flujograma de ventas y operaciones. Lee más sobre esto aquí: ‘Diseña tu flujograma de ventas para el sector retail’. 
 En este esquema se enumeran las tareas que se llevan a cabo en la tienda y se establece la responsabilidad y el período de tiempo en el que deben realizarse.
 Estas podrían ser las tareas más comunes:
  • Gestión de stocks e inventario
  • Gestión de la exposición en la tienda
  • Gestión de ingresos
  • Servicio al Cliente
  • Gestión de promociones y/o eventos
 Un jefe de tienda esta constantemente actualizándose de nuevos conocimientos para poder dar un giro al negocio y tiene capacidad de negociación, como herramienta de su trabajo diario.
Debe tener habilidad analítica para cualquier tipo de problema o situación. Y, por último, debe ser honesto en el manejo de la información en todos los niveles de la organización.
 Un jefe de tienda debe querer generar un impacto en sus clientes y debería apoyar la transformación digital con mejoras que garantizaran una mayor calidad en la experiencia de compra de sus consumidores en todos los canales, ya sean presenciales (tiendas), o digitales (e-commerce, apps, redes sociales…).
 En este sentido, tú, como jefe de tienda, debes apostar por la innovación y por los nuevos sistemas de analítica para identificar los patrones de comportamiento de tus clientes en sus distintas interacciones.
Para ello, debes ser consciente de que la analítica es una herramienta que te proporcionará inteligencia a la hora de tomar decisiones y mejorar los resultados del negocio.
Por ejemplo, en las salas de venta puedes obtener datos muy valiosos de tus consumidores, desde la localización de los clientes, tales como las visitas nuevas y/o repetidas en la tienda, el promedio de tiempo que están en el interior de la tienda o los espacios con más flujo de tránsito, hasta la medición de la efectividad de las campañas de marketing y la eficiencia en el diseño de tienda, entre otras cosas. Estas innovaciones te deben permitir entender que la tecnología es un aliado en tu estrategia de negocio.
Hay una gran gama de soluciones de analítica que incluyen softwares para compartir datos e información de forma simultánea facilitándote la capacitación y el logro de objetivos.

No hay comentarios.: